Salud Visual

1 julio, 2020

¿Cómo cuidar mis gafas? Consejos para no estropearlas

En L’Atelier Óptica recibimos muchas consultas sobre cuál es la mejor manera de cuidar las gafas, bien sean graduadas o de sol. Como queremos que os duren mucho tiempo en las mejores condiciones posibles, queremos daros algunos consejos que os pueden ser de utilidad. Da igual la graduación que tengas, si las utilizas para cerca, para lejos o son gafas progresivas, estos tips sirven para todos. Te damos consejos de como cuidar de tus gafas.

 

Limpiar las gafas sin estropearlas

Para limpiar las gafas, lo ideal es utilizar la gamuza o paño de microfibra que viene con ellas. En caso de que estén muy sucias, puedes lavarlas con un spray o una toallita húmeda (muy importante que sean específicos para la limpieza de gafas). Estos productos son especialmente cómodos para llevar contigo y poderlos usar en cualquier lugar.

Si no dispones de estos productos, puedes usar agua tibia y un poco de jabón líquido neutro. Es muy importante no utilizar agua caliente, ya que los cambios bruscos de temperatura pueden dañar los tratamientos de las lentes. Para secarlas, puedes servirte de la misma gamuza de microfibra. Evita otro tipo de telas (incluyendo la camiseta) o el papel higiénico o de cocina pues, aunque no lo parezca, son materiales más ásperos que pueden rayar los cristales.

Si están llenas de polvo, arena u otras partículas que puedan rayarlas, acláralas con abundante agua antes de frotarlas con la gamuza o con jabón.

Limpiar las gafas sin estropearlas

¿Qué productos hay que evitar?

No limpies tus gafas con detergentes muy agresivos ni otros productos de limpieza (tampoco limpiacristales). También  conviene evitar que las gafas entren en contacto con productos como lacas, perfumes y cremas, ya que sus componentes podrían estropearlas.

¿Se te desajustan con mucha frecuencia?

Pequeños desajustes en la montura, pueden hacer que no veas tan bien como deberías e incluso llegar a producir síntomas, como dolores de  cabeza o malas posturas. Para intentar que las gafas te duren el máximo tiempo posible bien ajustadas, acuérdate de estos cuatro consejos:

  • Quítatelas y póntelas siempre utilizando las dos manos.
  • Cuando las guardes, que sea en un estuche o funda rígida y no metas nada más con ellas (como mucho la gamuza para limpiarlas).
  • Al limpiarlas, lo mejor es sujetar siempre el aro de la lente que estás limpiando para no forzar el puente. Esto es especialmente importante en las gafas al aire.
  • ¡No te las pongas de diadema! Sabemos que es muy tentador, sobre todo cuando se trata de gafas de sol o gafas que utilizas solo para una distancia concreta, pero este gesto es el culpable de que luego se te caigan.

 

Aléjalas de las fuentes de calor

Las altas temperaturas pueden estropear las gafas, bien sea deformando la montura o haciendo que los cristales pierdan su transparencia. Por ese motivo, es importante evitar dejarlas junto a fuentes de calor, como puede ser un radiador, expuestas al sol o dentro del coche. ¡Tampoco las seques con el secador! Y recuerda que las fundas y estuches las pueden proteger de los golpes o arañazos, pero no del calor.

Más consejos para que no se rayen

Uno de los desperfectos que vemos con más frecuencia en las gafas son los cristales rayados. Esto es especialmente molesto si el arañazo está en la zona central de la lente, ya que puede afectar a la visión. Si quieres evitarlo, toma nota de los siguientes consejos:

Como hacer para que no se rayen las gafas

  • Nunca las dejes boca abajo, es decir apoyándose sobre las lentes.
  • Si las llevas colgadas con un cordón o cadena, ten cuidado de que no se rocen con botones, cremalleras, collares…
  • No las limpies con la ropa, da igual que uses la camisa, la camiseta o el jersey, estas fibras son más ásperas de lo que creemos y, además, pueden no estar tan limpias como pensamos. Y sí, sabemos que esto ya lo habíamos mencionado, pero es una práctica tan extendida que queríamos recalcarlo.

¿Y si ya han sufrido algún accidente?

Si ya es tarde y tus gafas se han dañado (aplastado, doblado, rayado…) o ves algo raro en ellas, tráenoslas para que podamos valorar si tiene solución. Sabemos que hay muchos trucos mágicos circulando por internet, pero es mejor que se las dejes a un profesional si no quieres estropearlas más. Y, ante cualquier duda, ¡consúltanos! Estaremos encantados de ayudarte.

¿Quieres recibir nuestros consejos sobre salud visual e historias inspiradoras?

Últimos POSTS

Te puede INTERESAR